Hechos y cifras

El acceso a medicinas, incluidos, los analgésicos opioides y otros medicamentos fiscalizados, son necesarios para el manejo del dolor, cuidados paliativos, epilepsia y el tratamiento del consumo de sustancias y su dependencia. Muchos medicamentos fiscalizados, incluidos los opioides, figuran en la Lista Modelo de Medicamentos Esenciales de la OMS. Las políticas nacionales en materia de drogas necesitan buscar un equilibrio entre hacer cumplir las fiscalizaciones y garantizar que tales medicamentos sean accesibles. Asimismo, es indispensable que los medicamentos fiscalizados se utilicen de manera segura y eficaz.

 

Actualmente, el 50% de la población mundial recibe solo alrededor del 1% de la morfina que se distribuye en todo el mundo.

Equivalente a la morfina distribuida (miligramos de morfina por paciente en necesidad de cuidados paliativos, promedio de 2010-2013) y porcentaje estimado que se provee para los problemas de salud más relacionados con un sufrimiento grave.
[Knaul, F. M., Bhadelia, A., Rodriguez, N. M., Arreola-Ornelas, H., y Zimmermann, C. (2018).
The Lancet Commission on Palliative Care and Pain Relief—findings, recommendations, and future directions. The Lancet Global Health, 6, S5-S6.]
 

 

 Hay muchas barreras para el uso adecuado, entre ellas:

  • malas prácticas de prescripción y dispensación
  • sistemas ineficientes de suministro y distribución de medicamentos
  • falta de personal calificado para prescribir opioides
  • financiamiento insuficiente para adquirir medicamentos, incluidos los medicamentos fiscalizados
  • costo elevado de medicamentos